Porque somos muchas veces inconscientemente adictos al sufrimiento y al dolor